Autora: Jennifer Puglisevich
Fuente: Psicologia Infantil, Facebook

“Cuando se naturaliza el maltrato infantil: el golpe justificado, el insulto necesario, el grito merecido, la descalificación, la invalidación del otro y otras formas de violencia pasiva.

Llevan a estas heridas invisibles, corazas que esconden la consigna “soy fuerte, nadie me pasa a llevar. Digo lo que pienso y no me importa nadie”. La soberbia, la arrogancia, la prepotencia. Que en muchos casos pocos saben que no son cualidades, son cicatrices, abiertas y peor… aún sangrantes.

Invisibles, tan invisibles, que quienes las portan la reproducen y defienden. Justifican y agradecen porque gracias a todas esas marcas en su piel y en su psiquis son gente de bien… Siguen abogando a favor del maltrato como forma de disciplinamiento.

Sus vidas es maltrato, maltrato en el trabajo, cuando conducen, cuando van al estadio, con el/la garzón, con el/la cajera, con su pareja y obviamente con sus hijos/as… Hijos/as que mañana también será maltrato encarnado.

Y el maltrato consigo mismos, disimulado en forma de trastornos de ansiedad y depresión. Autoexigencia, auto flagelación, descargas de ira desbordada que provienen de un lugar que “piensan que desconocen”… pareciera ser demasiado doloroso reconocerlo y mirarlo de frente, porque en lo más profundo saben muy bien que tal lugar tiene nombre y apellido.”

.-Jennifer Puglisevich-.

También te puede interesar:

Las huellas del maltrato

Autora: Anónima Fuente: Psicología Infantil - Vengo de una familia tóxica; de hermanas abusadas y de papá bipolar (no tratado) y mamá… mamá ausente, castrante, golpeada y golpeadora. Hablando de mi: fui una niña con mucho ángel (eso dicen) que se apagó: fui una niña...

read more
Share This

¡Suscríbete!

¿Quieres ser parte de nuestra red de seguidores?
Podrás enterarte de productos y actividades que propician crianzas respetuosas.

Tu suscripción ha sido exitosa ¡Ya eres parte de nuestra red de seguidores!