A mi hija mayor ayer se le salió su primer diente.
Llevaba varios días suelto y provocando sensaciones diversas.
Hasta que comiendo una frutilla se cayó…
Estaba TAN emocionada que parecía dar luz, en una mezcla de orgullo, asombro, curiosidad, expectación, duda, satisfacción.
Una mixtura perfecta y sutil entre la sensación de que algo se fue y la intuición de que algo llega.
Todo junto se agolpaba en su carita y en su cuerpo entero que no dejaba de moverse, en sus ojos llenos de brillo, en su nueva y radiante sonrisa de dientes interrumpidos.
“Mamá te estoy esperando” me advierte ya de noche, mientras termino de dormir a la hermana menor, que se va rápidamente en sueños sólo con fusionar sus mejillas a mis hombros.
“Te voy a esperar un rato despierta- me vuelve a avisar-pásate a mi cama, ya?”
Y una vez juntitas compartiendo almohada me previene de no pasar a llevar su diente, no vaya a ser que el ratoncito no lo encuentre…

Es increíble cómo estos pequeños hitos abren portales…. cual agujerito en su encía, empiezan a crearse espacios psíquicos fértiles y nacientes, a asomarse dudas y tomas de conciencia… en una mente tan chiquita , pero tan amplia como la de ella…

“Con este diente yo ya estaba acomodada a raspar la sandía cuando quedaba poco en la cáscara, estoy un poco nerviosa… ahora no sé si voy a poder hacerlo”
Me confesaba.
“Y si el ratón no sabe que estamos acá en la playa?” Se preguntaba.
“Pero este diente nuevo que va a salir…si se sale ya no va a salir otro más debajo, cierto?”, reflexionaba algo preocupada…
Por alguna razón probablemente más lógica de lo que pudiera pensarse, sus dubitaciones se fueron moviendo a otros temas.
“Cuando yo sea grande grande, ¿tú igual me vas a cuidar desde el cielo?”

“Como yo soy más grande que la Elo, cuando tú y yo nos muramos, ¿la Elo todavía va a estar porque es más chica?”

“Pero a nosotras nos falta harto todavía porque a ti todavía te falta ser abuela y yo tengo q ser mamá”.

“Mamá, si la Rafa fuera tu primera guagüita, ¿nosotras con la Elo vendríamos después?”

Muchas interrogantes empezaban a alojarse y a despertar en ella, mientras los ojitos se le iban cerrando de un sueño y cansancio, que vencían a la excitación recién vivida.

Y yo la escuchaba, y le iba respondiendo, y a la media luz que da el espantacuco la miraba, y la acariciaba y cuchareaba…

“¿Me rascas la espaldita?”, ya un poquito más entregada al descanso.
Un par de minutos y ya dormía….de espaldas sin taparse, de brazos y piernas abiertas como quien vuela libre, dueña del aire, de la noche, del tiempo, del mundo.

Y pensaba lo rápido que ha pasado el tiempo, cómo crece tanto por fuera y por dentro.
Cómo sus cambios corporales se van traduciendo y acompañando también en cambios en su capacidad de pensar la vida, en sus relaciones, en sus cimientos de dudas existenciales y espirituales…

Y me hace pensar también en mi próximo e inminente parto, en lo que requeriré soltar, cual dientes viejos, en los cambios que vienen , en mis propios sustos y agujeritos mentales.
En mi miedo al paso del tiempo.
En mi miedo a la muerte.
En mi encuentro con la muerte cuando dé a luz esta próxima vida.

Pienso en cuando he soñado que se caen mis dientes. Pienso en los recambios, en los traspasos de etapa, en las renuncias y aprendizajes. Pienso en todos los dientes que he perdido, en los espacios que han quedado y cómo se han vuelto a completar de energía y materia.

Pienso en la Amanda, en que su primer diente de leche cae mientras mis pechos van nuevamente llenándose de nueva leche para seguir nutriendo vida.

Y tanto que se mueve con esta caída de dientecito!
Se hace tan presente la conciencia de los ciclos y transformaciones, para todos…

Se hace inminente la conciencia de crecer….en mi hija y en mí…

Y hoy abrió sus ojitos y seguro lo primero que hizo fue revisar bajo su almohada… y se encontró con que ya no estaba el diente… y había una luca y una moneda de chocolate… y partió feliz y chocha a mostrar su tesoro y a contar que “el ratón había pasado!”.
Compartió su moneda con la hermana menor que miraba entendiendo la mitad. Y su luca se la piensa gastar en la feria artesanal.

Y aunque a veces la veo grande, es mi niña pequeña…creciendo cada vez más y cada vez más sabia, sigo aprendiendo tanto con ella…

Dicen que está tan grande…
Pero para mí, siempre será mi pequeña niña de leche….

Soledad Ramírez
Centro Ser Mujer

Share This

¡Suscríbete!

¿Quieres ser parte de nuestra red de seguidores?
Podrás enterarte de productos y actividades que propician crianzas respetuosas.

Tu suscripción ha sido exitosa ¡Ya eres parte de nuestra red de seguidores!