Puerperio, al borde de la locura y la iluminación

Autora: Blanca García
Fuente: Crianza En Flor®

Hay sensaciones y experiencias que solo una mujer viviendo su puerperio inicial en soledad sabe: darse cuenta que muere de sed y que no ha podido tomarse un vaso de agua; picotear todo lo que encontró que se podía comer con una sola mano; darse cuenta que han pasado horas y no ha podido cambiarse la toalla higiénica; mirarse por casualidad en un espejo y ver las ojeras más grandes de su historia; valorar una ducha como un derecho humano; ducharse rápido escuchando el llanto de su bebé y luego darse cuenta que lo imaginó; sentirse húmeda por todas partes chorreando sangre, leche y también lágrimas; necesidad de refugiarse de la luz, de los ruidos y del mundo; desear que nadie que les visita tome a su bebé en brazos; necesitar abrazos, piel, besos y miradas de amor; sentirse profundamente enamorada y perdida en el olor de su bebé; sentirse abrumada y sola frente al llanto sin consuelo; prepararse para vivir las noches tal como si fuera el día; cansancio físico y emocional a nivel máximo; alegría cuando aprende como sacar los gases a su bebé; amar más allá de lo que imaginó; odiar más allá de lo que imaginó; vivir en un espacio sin tiempo; tomar conciencia que su cuerpo es el Todo para su bebé (y decidir eludir o asumir esa gran entrega); clamar en silencio por ayuda y privilegios que la sociedad no tiene considerados; sentirse al borde de la locura y de la iluminación; y volver a sentir hambre y sed una y otra vez más.

El puerperio es un periodo absolutamente desafiante y, a la vez, tremendamente desconocido en nuestra sociedad. Cada familia vive dentro de cuatro paredes y las redes de apoyo son escasas o se pagan con dinero. El puerperio vivido en soledad es violencia.¿Cuántas mujeres estarán hoy solas (física y/o emocionalmente) con su bebè en brazos? ¿Cuántas estarán sufriendo en soledad?

Para que una mujer nutra a su bebé, necesita que la sociedad entera la nutra.

Mira a tu alrededor y busca regalar Puerperio Feliz a una madre reciente. No esperes que lo pida, ofrece nutrirla, anticípate a sus necesidades. Así ella podrá hacer lo mismo por su bebé.

El puerperio es un periodo natural que se extiende desde el nacimiento hasta alrededor de los 2 años del bebé. Así que con madre reciente me refiero a mujeres con hijos pequeños. ¡Seguro que conoces a más de alguna puerpera!

Blanca Garcia

Imagen: Extraída de internet, desconozco su autoría.

Share This

¡Suscríbete!

Sé parte de nuestra red de seguidores y entérate de novedades, sorteos, descuentos, productos, actividades y eventos que propician crianzas respetuosas.

Tu suscripción ha sido exitosa ¡Ya eres parte de nuestra red de seguidores!